Introducción al link building

9 junio, 2015 at 10:31
Introducción al link building

Introducción al link building

El link building es la acción de conseguir enlaces entrantes para tu página web. Los enlaces entrantes son la principal forma que tiene Google para saber la fuerza de tu página y por ello el link building es uno de los pilares del SEO.

White Hat

Todo lo que voy a tratar en este post es White Hat, es decir, la variante más conservadora y de menor riesgo del SEO. Existen más formas de hacer link building, que se suelen catalogar como Grey Hat o Black Hat en función de cuán agresivas sean las técnicas usadas. Cada una de esas variantes tiene sus pros y contras, sus defensores y detractores.

En mi caso, empecé en este sector con Black Hat, en los años 2003-2005, y fui desplazándome al Grey Hat y al White Hat. En la actualidad toco algo de Grey Hat, pero casi todo lo que hago es White Hat. A mí me gusta más el White Hat porque está más relacionado con hacer páginas de calidad, portales más serios y proyectos a largo plazo.

Por ahora, y durante varios meses, en este blog trataré principalmente el White Hat.

Objetivo principal

Así como en la respuesta de usuario el principio básico era  “Satisfaz al usuario”, se podría afirmar que:

El principio básico del link building es la naturalidad.

La naturalidad se podría definir como intentar aparentar que no estás haciendo link building, pero eso no me parece exacto. Sería más correcto definirla como intentar seguir un patrón de enlaces similar a las páginas de éxito, como podrían ser Wikipedia, Xataka o periódicos nacionales.

Hay varios factores que debemos cuidar para seguir un patrón asi. Entre ellos tenemos elementos como los anchors usados, la variedad de IP, clase C y red, la ubicación (o el tipo), la frecuencia de enlazado, enlaces nofollow o la no reciprocidad. Veamos cada punto y veremos que en realidad todo se resume en naturalidad.

Anchors

Anchors y distribución de enlaces de Xataka según Ahrefs

Los anchors deben ser lo más variados posible, intentando que más de la mitad de tus anchors sean naturales. Algunos deben ser de marca o url, otros pueden incluir palabras clave y algunos deben usar palabras no relacionadas.

Este sería un ejemplo de anchors para la sección de gatos persas de Mundo Gatos:

  • Mundo Gatos
  • Mundogatos.com
  • http://www.mundogatos.com/persas
  • mundogatos.com/persas
  • gatos persas
  • persas
  • este artículo sobre gatos persas
  • aquí
  • fuente

Origen

Hay que variar tanto como sea posible el origen de los enlaces y evitar recibir demasiados enlaces relacionados entre sí. En concreto, enlaces desde la misma IP o clase C deben ser evitados o, al menos, se debe no abusar de ellos.

También hay que evitar enlaces desde la misma red, aunque vengan de distinta IP. Hay que matizar cuándo 2 páginas pertenecen a la misma red en este contexto. Los casos más obvios son cuando comparten Adsense o Analytics. También hay otras pistas, como pueden ser el mismo Whois (propietario) o que dichas páginas se enlacen entre sí.

También es sospechoso que haya muchos enlaces de una red a otra, aunque sean entre páginas diferentes. El caso más típico es de 2 amigos que se ayudan el uno a otro y 5 de las páginas de uno enlaza a las 5 del otro. Por supuesto, es más arriesgado apuntar, además, a la misma página, pero abusar a nivel de red también supone riesgo.

Ubicación

Debemos buscar enlaces contextuales, es decir, rodeados de un texto que nos sirva como contexto. Es lo más natural (citas desde una artículo, por ejemplo). El mejor ejemplo son los artículos, aunque hay más: perfiles, fichas, directorios… Siempre que sea posible hay que intentar contextualizar los enlaces (rodearlo de texto).

Los enlaces de menú o footer son menos naturales. Son enlaces que se repiten generalmente a lo largo de las miles de secciones de una página. Pueden usarse también, pero sin abusar. Yo nunca supero el 10% de este tipo.

Temática

Un enlace proveniente de un portal de tu misma temática aporta 2 ventajas: mayor naturalidad y contextualización. Lo ideal es que todos los enlaces sean así.

Si el portal no fuera de la misma temática, al menos el contexto (post, por ejemplo) sí que debería serlo. Por ejemplo, si el blog origen fuera deporte y quisiera hablar de gatos, podrías hacer un post sobre cómo hacer deporte con tu mascota.

Yo siempre intento que al menos el 50% de los enlaces provengan de un portal de la misma temática o que al menos el 90% provengan del mismo contexto. Nunca dejo que más del 10% sean de temática y contextos no relacionados

Contexto

El contexto completo del enlace (el artículo entero, por ejemplo) ayuda a definir los contenidos de tu página destino. Pero el contexto más cercano (las 5-15 palabras que rodean al enlace) lo define mucho más. Intenta que dicho contexto contenga las keywords objetivo.

Un ejemplo sería “puedes leer más sobre el gato persa aquí”,  donde “aquí” seria el anchor.

Conclusión

Naturalidad. Ese debe ser siempre el principio básico que te guíe. Intenta variar anchors, IPs y redes, e intenta ajustar bien la agresividad de los anchors.